lunes, 2 de febrero de 2015

"GARANTIAS FRENTE A LA CRISIS" / UGT en VW Navarra


UGT en VW Navarra INFORMA


2011-2015
GARANTÍAS FRENTE A LA CRISIS

El pasado día 26 de enero el Comité de Empresa acordó por unanimidad dar inicio al proceso de Elecciones Sindicales 2015 en VW Navarra. La Sección Sindical de UGT quiere empezar recordando las decisiones tomadas en el periodo 2011-2015 que ahora se acaba y en el que ha sido decisiva nuestra aportación para garantizar el futuro de los trabajadores y del proyecto industrial de VW Navarra.

Las Elecciones Sindicales de 2011 nos situaron una vez más como la primera fuerza sindical, aumentado el apoyo de los trabajadores y confirmando a la UGT como la lista más votada en todos los talleres y dependencias. En este periodo hemos asumido la coordinación de todas las Comisiones del Comité de Empresa: “Un sindicato líder en una fábrica líder”. Ambos extremos han cuajado. VW Navarra es líder del POLO en Europa y fábrica líder para todo el mundo y la UGT es cada día un Sindicato líder en propuestas y en representación.

El liderazgo se ha manifestado en todos los órdenes y en todos los momentos de este periodo. Propuestas para el VIII Convenio Colectivo, el control de los momentos de la negociación, la defensa de los contenidos, la fuerza de los argumentos expresados en las Asambleas, Hojas Informativas o en las reuniones con la Dirección de la Empresa. También dando la cara en los talleres en aspectos claves y nada agradables como la productividad. Defendiendo a los trabajadores y buscando acuerdos que permitan la eficiencia continua. 

Hemos sido respetuosos con nuestros compañeros del Comité de Empresa, intentando colaborar con todos ellos, aunque no es fácil el acuerdo con quienes hacen de la descalificación y el insulto su modelo de sindicalismo y buscan en exclusiva el enfrentamiento, incluso personal, para conseguir sus objetivos. El apoyo social del que gozan en la plantilla es cada día menor pues su discurso y sus comportamientos van en direcciones contrarias y las propuestas que realizan para los trabajadores y para el centro son simplemente inviables. Aun así, no hemos contestado nunca a sus insultos, estando convencidos de que nuestra actitud es la correcta.

Hemos sido capaces de manejar nuestra propia coyuntura sin influencias externas. Se formalizó, por ejemplo, un acuerdo extraordinario de empleo meses antes de que cayera el programa un 25% o reaccionamos con un acuerdo después del verano para desconvocar los corredores de sábados previstos en 2011 justo en el año récord de producciones.

Este periodo ha sido muy convulso. La crisis se ha mostrado en toda su crudeza, haciendo temblar las estructuras sociales y económicas y cebándose con toda su intensidad en los trabajadores de todo el mundo. En España hemos sufrido un periodo negro para los derechos sociales, laborales y el estado del bienestar.

En Volkswagen Navarra no hemos sufrido la crisis directamente ya que nuestros programas de producción aunque con variaciones de más de 70.000 coches (+/-25% de la capacidad anual instalada estándar), nos han permitido sostener el empleo y ocupar la capacidad instalada, pero si indirectamente en la negociación del VIII Convenio Colectivo, cuando la Dirección de la Empresa y la patronal del automóvil presionaron para que en este centro se aplicaran recortes como en el resto del estado.

Finalmente no lo consiguieron y tras casi un año de negociación, UGT, CCOO y CGC firmamos el preacuerdo que fue después refrendado por la plantilla. El VIII Convenio Colectivo recogió nuestras principales propuestas: mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios y de la ocupación de la plantilla, la no aplicación de la Reforma Laboral y renuncia al arbitraje forzoso, inversiones millonarias para el nuevo POLO y extensión de derechos. La Dirección también exigió la inclusión de un aumento de cuatro días de jornada en concepto de “competitividad” y la reformulación de la categoría de ingreso. Se aceptaron estas dos propuestas con la contraprestación de un nuevo pago escalonado por volumen fabricado a partir de las 300.000 unidades.

Muy importante para el futuro de todos ha sido la confirmación de grandes inversiones para el nuevo POLO A07 que se comenzará a fabricar a partir de 2017 y que garantizan la continuidad del proyecto industrial a medio plazo. Recordamos otro de los mensajes importantes “Inversiones, capacidad y empleo” sobre el que pivotan el resto de aspectos de la negociación colectiva.

A partir de ahora nuestros esfuerzos seguirán dedicados a generar condiciones positivas para que puedan convertirse más contratos eventuales en indefinidos. Esto solo será posible con una política responsable en materia de contratación y en un contexto de crecimiento industrial. El objetivo es disponer de una plantilla estable para una producción estable, en la que las medidas de flexibilidad a la baja no interfieran en la decisión de hacer más personal fijo.

El Grupo VW no ha dejado de crecer. Hoy abarca 13 marcas, tiene 105 centros de producción, fabrica más de 300 modelos y tiene una plantilla de más de 600.000 trabajadores. Estas cifras hacen que sea importante calibrar las decisiones que se toman sin perder de vista la perspectiva del centro de Landaben. La posición de la fábrica en este contexto es buena y se la valora excepcionalmente por su calidad y productividad.

El reto sigue siendo el mantenimiento del liderazgo del producto POLO en un contexto de fabricación más competitivo por la implantación de la estrategia modular en la fabricación, la garantía de retorno de la inversión por los beneficios obtenidos y el mantenimiento de un clima laboral de entendimiento entre las partes.

El futuro está despejado. El VIII Convenio Colectivo permite vislumbrar un horizonte tranquilo hasta finales de 2017, lo que no implica dejar de estar atento a los detalles. El Consorcio está inmerso en nuevas decisiones estratégicas y todos debemos trabajar conjuntamente para que VW Navarra siga en la senda del éxito. Los retos sobre nuevas exigencias medioambientales, nuevos sistemas de propulsión eléctricos e híbridos, interacción de la robótica en los procesos de fabricación, automatización de la conducción, etc., auguran grandes cambios a los que deberemos adaptarnos.

Creemos que hay una base sólida: El mejor coche pequeño del consorcio, la mejor estructura productiva en calidad y productividad y un gran equipo de personas al frente. Nuestro Sindicato, la UGT, siempre ha estado a la vanguardia y ahora su liderazgo debe seguir mostrándose fuerte para canalizar y dirigir los intereses de los trabajadores de esta empresa y por extensión los de todos los que dependen de VW Navarra en los procesos de cambio que seguro llegarán.

En la Sección Sindical de UGT nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo, demostrando ambición en las propuestas y sensatez en las decisiones.

Landaben, 2 de febrero de 2015.